12/1/13

Hoy lloramos nosotros pero mañana llorarán ellos


Se llama Pablo, tiene 34 años y es montador de vídeo. Hasta esta mañana era empleado de Telemadrid. De lo que quedaba de ella. Y ha formado parte del encierro, de un encierro que dejaba a la cadena en negro durante varias semanas. Hoy han recibido un burofax a las nueve de la mañana. Un burofax sin rostro, cargado de injusticias y que deja a 825 personas en la calle. Simplemente por motivos ideológicos. Su sobrina, Lucía, de nueve años, le esperaba en la puerta. Se abrazaba a su madre y lloraba. No ha parado de hacerlo hasta que su tío no ha salido. “Es su tío favorito” me dice su madre. Ella se llama Rosana.


Pablo y Lucía
Es sólo una historia más de las que he podido ver en las puertas de Telemadrid esta mañana en Ciudad de la Imagen. Familiares, trabajadores, ciudadanos anónimos y por supuesto la policía. Muchas consignas, mucha rabia, muchas lágrimas –demasiadas-, abrazos, agradecimientos…  “Hoy lloramos nosotros, pero mañana llorarán ellos”. Pablo se abraza a los suyos, saluda, agradece. El cansancio hace mella en su cara, pero no va a quedarse de brazos cruzados. “Esto es un ERE ideológico, les hemos ofrecido hasta bajarnos el sueldo. Aquí hay gente que cobra más que el Presidente del Gobierno”.  Detrás de cada uno de ellos hay una historia, hay hipotecas, alquileres, colegios que pagar…  Y los de arriba, los responsables de esta masacre, ni siquiera han sido capaces de dar la cara.

Desde su página web cuentan en que ha consistido toda esta estafa: “Entre 2003 y 2011 se ha duplicado el número de directivos hasta llegar a 46. Todos ganan sueldos millonarios y superiores a los cobrados por Rajoy e Ignacio González, el hoy presidente de la Comunidad de Madrid. Rajoy cobra 78.000 euros anuales, la mitad que el director general de Telemadrid cuyo sueldo asciende a 170.000 euros anuales. El subdirector de la cadena gana 136.000 euros, el director de informativos ingresa 128.000 euros, el director de antena cobra 126.000 euros, el director de estudios y estrategias percibe 123.000 euros. Por su parte, el sueldo de Esperanza Aguirre era de 108.000 euros (…).La cadena facturaba 64 millones de euros por publicidad en 2003, y en 2012 se ha reducido a 23 millones de euros. En los mismos años, la deuda se ha triplicado. ¿Por qué siguen cobrando semejantes sueldos si su gestión ha sido una autentica mierda? ”

Otro compañero me cuenta que en el envío de esos burofax han tenido que gastarse más de 50.000 euros. Una paradoja más de la gestión de la televisión de los madrileños, que ya, ni es televisión, ni de los madrileños ni nada que se le parezca. Su dignidad, su lucha me han puesto la piel de gallina y me han hecho un nudo en la garganta. Cuando a las injusticias se les pone cara, se convierten en dramas. Dejan de ser algo abstracto. Esta misma mañana, un cámara acudía a su puesto de trabajo. Los empleados de seguridad no le han dejado pasar. Le habían despedido. Una carta y media vuelta, esta concretamente:



Van a seguir luchando, todavía mantienen la “esperanza”. La buena, la de verdad. Esperanza porque algún juez sin miedo y con valores les dé la razón. Yo, como espectadora, madrileña y periodista en paro sólo puedo darles las gracias. A Pablo, Rosana, Lucía y a todos los demás. A su dignidad, a su fuerza y a su compromiso. Eso sí es Telemadrid.

Post relacionado: Renacer desde el exilio. Los empleados despedidos de Telemadrid ponen en marcha una nueva tv-online.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu apoyo. Yo soy otro más de esos despedidos por la espalda en el día de hoy por obra de estos indecentes que se sientan en sus poltronas de poder. Y no puedo estar más de acuerdo en que VENCEREMOS. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros. Lo poco que puedo hacer es contarlo, ponerle nombre. Es mi forma de apoyaros. Nos veremos en las calles. Seguro :)

    ResponderEliminar